Por las vías terrestres...

  1. Inicio
  2. red-de-conocimiento-de-las-vias-terrestres
  3. Rampas de frenado en carreteras
  4. Algunos principios

Algunos principios

 
Una rampa de frenado es un dispositivo destinado a salvar vidas. Tomando en cuenta que el conductor de un vehículo fuera de control por falla en su sistema de frenos no se encuentra apto para tomar decisiones o realizar acciones complejas, es de suma importancia considerar el diseño de una rampa de frenado, incluyendo su señalización, de tal forma que brinde las condiciones necesarias para que el conductor conozca su existencia, entienda las maniobras que debe realizar, y sienta la confianza y la seguridad de ingresar en ella y no continuar en el flujo vehicular. Con esto se entiende que este dispositivo va dirigido al conductor, principalmente de carga y pasajeros.
 
La clave del éxito radica en la eficiencia para construir y mantener en buen estado este tipo de mecanismos, contando con un señalamiento claro y sencillo que guíe al conductor hacia la rampa de frenado, para la cual se mencionan a continuación algunas recomendaciones de diseño.
 
En cuanto a ubicación, es preciso tomar en cuenta los siguientes consideraciones:
 
1. Ubicarla en un punto previo al lugar donde se haya registrado el mayor número de accidentes asociados con la falla de frenos, ya que éste es un sitio de la pendiente que permitirá interceptar la mayor cantidad de camiones fuera de control.
 
2. Construirla antes de una curva horizontal que no pueda ser enfrentada de forma segura por un vehículo fuera de control.
 
3. Instalar la primera rampa entre los 5 y los 7 km de la curva vertical en cresta, la cual interceptará entre 70 y 80% de los vehículos descontrolados.
 
4. Ubicar la rampa en el costado derecho de la vía y en una alineación tangente a ésta, de manera que los vehículos que ingresen lo hagan de una forma segura ya que, una vez dentro, se pierde la maniobrabilidad. Además se debe contar con una buena visibilidad y el ángulo de ingreso debe ser menor a 5 grados.
 
5. En vías bidireccionales, no se recomienda diseñar rampas al costado izquierdo, ya que se debe evitar que los vehículos invadan el carril contrario.
 
6. En caminos unidireccionales con más de un carril de circulación, se podrán diseñar rampas al costado izquierdo, pero ubicadas sólo en la mediana de ambas calzadas.
 
7. Contar con una señalización adecuada tanto previa a la rampa como dentro de ella. La señalización debe ser perfectamente distinguible (especialmente de noche) para evitar que un conductor la pueda confundir con el camino principal. De igual forma, se aconseja disponer iluminación en los casos de geometría complicada y condiciones climáticas desfavorables (por ejemplo neblina).
 
Los factores de diseño a considerar son: a) informar al conductor sobre el comportamiento a seguir, b) contar con un acceso amplio y que tenga buena visibilidad, c) seleccionar y colocar los materiales adecuados en la cama de frenado, d) disponer de una longitud suficiente, y e) instalar un carril auxiliar para remover los vehículos y permitir su mantenimiento.
 
Básicamente, existen tres tipos de rampas: las gravitacionales, las camas de frenado y los montículos de arena (véase figura 1). Asimismo, existen tres diseños distintos para las camas de frenado, las cuales se clasifican por la pendiente y se construyen generalmente paralelas y adyacentes al camino; en ellas se emplea material granular suelto para aumentar la resistencia al rodado de los vehículos. El tipo más común es el de pendiente ascendente, ya que tiene la ventaja de utilizar la inclinación del terreno como complemento de los materiales granulares, con lo que se reduce su longitud.
 
 
Figura 1. Tipos de rampas de frenado más utilizados.
 
A partir de la información sobre el uso y las características físicas de la rampa, se han construido fórmulas para determinar su longitud en función de la velocidad de ingreso, la inclinación y la resistencia de rodado de su superficie.