Por las vías terrestres...

  1. Inicio
  2. red-de-conocimiento-de-las-vias-terrestres
  3. Puertos
  4. Altamira y el desarrollo estratégico de las costas

Altamira y el desarrollo estratégico de las costas

 
El puerto de Altamira es un claro ejemplo de que un proyecto de largo plazo, considerando los principios del desarrollo sustentable, con una amplia participación de los tres niveles de gobierno y la intensa participación del sector privado, ha logrado cumplir la visión contemplada.
 
En 1981, el líder del proyecto de Puertos Industriales, en su carácter de coordinador de Proyectos de Desarrollo de la Presidencia de la República, expresaba durante el XIII Congreso de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción los conceptos torales del programa:
 
1. La filosofía del programa de puertos industriales se apoya en la consideración de que los grandes esfuerzos técnicos y las obras de ingeniería deben tener un profundo sentido humano y una marcada orientación social.
2. La finalidad del programa es crear verdaderos polos de desarrollo, en lugares donde la existencia humana puede alcanzar un alto nivel.
3. Se pretende que los mexicanos, motivados por obras necesarias, cambiemos nuestra mentalidad y concepto general de las cosas, a fin de superar criterios históricos y factores geográficos que tradicionalmente nos han aferrado al Altiplano y, con la mayor preferencia, a la Ciudad de México, así como que sepamos valorar los sitios donde se encuentran los recursos naturales y ponderar las mejores condiciones y posibilidades reales para alcanzar el desarrollo.
 
El programa contemplaba originalmente desarrollar los puertos de Altamira, Ostión y Dos Bocas en el Golfo de México, y Lázaro Cárdenas y Salina Cruz en el Pacífico. Hacia el final de la administración del presidente López Portillo, se consideraba que salvo los casos de Altamira y Lázaro Cárdenas, que mostraban signos claros de una evolución sustentable, los otros tres puertos –Ostión, Dos Bocas y Salina Cruz– estaban en una primera etapa, que buscaba fortalecer la capacidad de la industria petrolera para el manejo nacional e internacional de sus productos y el desenvolvimiento de la petroquímica primaria.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
*Este artículo se publicó en la revista IC, edición 471 julio de 2008.