Por las vías terrestres...

  1. Inicio
  2. red-de-conocimiento-de-las-vias-terrestres
  3. La carretera Mérida-Celestún, tramo Mérida-Tetiz
  4. Descripción del proyecto

Descripción del proyecto

 
Por las razones antes descritas, como parte del Programa Nacional de Infraestructura Carretera se autorizaron recursos para construir una vía alterna a la carretera Mérida-Celestún, con mejores características geométricas y con la cual se evite el paso de los 14,358 vehículos promedio que transitan anualmente por los poblados de Caucel, Ucú y Hunucmá.
 
El proyecto Mérida-Celestún, tramo Mérida-Tetiz, consiste en la construcción de un cuerpo nuevo con una longitud de 24 km y un ancho de corona de 12 m para alojar dos carriles de circulación de 3.5 m, uno por cada sentido, con acotamientos exteriores de 2.5 metros.
 
La construcción de esta carretera empezó en 2009, año durante el cual se construyó el cuerpo izquierdo del subtramo comprendido entre el km 0+000 y el km 4+200. El segundo subtramo, comprendido entre el km 4+200 y el km 12+200, comenzó a construirse en 2010. Durante la obra se presentaron diversas problemáticas, particularmente relacionadas con las funciones del INAH, ya que se localizaron diversas estructuras prehispánicas que resultarían afectadas por la ejecución de la carretera. Tal fue el caso del sitio arqueológico conocido como Canché, cuyo núcleo arquitectónico contaba con estructuras prehispánicas de 3 a 4 m de altura y entre 5 y 20 m de largo. Todo parece indicar que el sitio Canché era un satélite del sitio mayor llamado Kin Tunich, que se ubica un kilómetro al noroeste. Esta situación generó que el trazo de la carretera Mérida-Tetiz, que originalmente atravesaría el conjunto de estructuras residenciales de los sitios arqueológicos mayores de Xtobó, Kin Tunich y Canché (contiguos) se tuviera que modificar del km 7+000 al km 9+200, con la finalidad de afectar en lo mínimo posible dichas estructuras. 
 
Además, entre el subtramo comprendido del km 18+000 al km 18+500 se localizaron otros sitios prehispánicos importantes integrados por un conjunto numeroso de plataformas habitacionales que parecen haber formado parte de un caserío maya del Clásico, y del km 19+000 al km 19+150 se encontró un grupo de montículos (el más grande, de 2 m de altura) que pareció marcar los límites orientales de una pequeña comarca cultural hasta ahora desconocida, caracterizada por la construcción de habitáculos con basamentos circulares hechos con piedras en forma de paralelepípedo. Por último, del km 20+500 al km 20+800 (conocido localmente como La Noria) se localizaron plataformas grandes que parecen haberse construido en el Clásico Temprano como la sede político-administrativa de la comarca aledaña. El trazo original de la carretera cruzaba prácticamente por la mitad esta plataforma; por ello, con la finalidad de conservar intacto el sitio, fue necesario modificar el alineamiento vertical (rasante) en esta zona.
 
El tercer subtramo comprendido entre el km 12+200 y el 17+260 se empezó a construir en el año 2011. Éste se consideró una de las etapas más importantes de la carretera, toda vez que en el km 17+260 se presenta el primer entrecruce con la carretera Hunucmá-Texán. Con la finalidad de resolver este cruce, se decidió construir un entronque a nivel para resolver los movimientos direccionales hacia los diferentes destinos, como Hunucmá, Texán y Umán. Al respecto es importante mencionar que, como segunda etapa de la carretera, en este punto se programó la construcción de un distribuidor vial para mejorar en forma definitiva la circulación vehicular y reducir la probabilidad de accidentes y congestionamientos vehiculares.
 
El cuarto y último subtramo, comprendido entre el km 17+260 y el km 23+700, también se comenzó a construir en 2011. En el km 23+700 fue necesario construir un entronque a nivel con la finalidad de encauzar y adecuar correctamente los movimientos direccionales de la carretera existente Hunucmá.
 
El proyecto Mérida-Celestún, tramo Mérida-Tetiz, se puso en operación el 18 de enero de 2012; comienza en el km 42+700 del periférico de Mérida y se desplaza hacia el poniente del estado hasta entroncar en el km 34+750 (entre Hunucmá y Tetiz) de la carretera federal Mérida-Celestún.
 
En el km 42+700 del periférico de Mérida, se presentó la necesidad de construir el distribuidor vial Tetiz, que permitirá canalizar y agilizar de manera segura el TDPA de los más de 50 mil vehículos que transitan por el periférico y los que transitarán por el nuevo tramo Mérida-Tetiz.
 
El distribuidor vial Tetiz presenta las siguientes características:
 

Estructuras

Longitud (metros)

Tetiz I

186.38

Tetiz II

123.8

Tetiz III

30

Total

340.18

 
Subestructura
 
49 Columnas de concreto hidráulico de 1.2 m de diámetro, F’c=250 kg/cm2
4,666 m2 de muros de tierra armada
 
Superestructura
 
60 trabes presforzadas de concreto hidráulico F’c= 350 kg/cm2
3,010 m2 de prelosas y losas de concreto hidráulico F’c= 250 kg/cm2
 
Vialidades
 
8,600 m de calles laterales, accesos y retornos
 
Costo
 
123 millones de pesos
 
Como parte del proyecto, se construyeron los entronques a nivel Hunucmá-Texán y Hunucmá-Tetiz, así como un retorno en apoyo a las vialidades de Ciudad Caucel y Animaya. Asimismo, en atención a las disposiciones de mitigación ambiental instituidas por la Semarnat, y como medida para preservar la fauna, se construyeron dentro de la estructura de la carretera 20 pasos de fauna subterráneos de concreto hidráulico con dimensiones de 2 m de ancho por 1 m de alto, colocados de manera transversal a lo largo de los 24 km construidos.
 
Para la ejecución de esta obra se invirtieron 302 millones de pesos. Las inversiones correspondientes a cada ejercicio pueden verse en la tabla 1. 
 

Año

Inversión

con IVA

Meta del proyecto,

24 km

Avance

2009

12 mdp

2

2 km

 

2010

67 mdp

10.2

10.2 km

2011

223 mdp

11.8

Distribuidor vial Tetiz

11.8 km

Distribuidor vial Tetiz

Total

302 mdp

 

24 km

 
Tabla 1. Resumen de inversiones y metas del proyecto Mérida-Celestún, tramo Mérida-Tetiz
 
Para la ejecución del proyecto se realizaron cinco contratos otorgados mediante licitación pública. La Secretaría de Obras Públicas y el Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay) adquirieron el derecho de vía de los 24 km de longitud en un ancho de 60 m y también el derecho de vía que se requirió para el distribuidor vial. Adicionalmente, se elaboraron los proyectos ejecutivos tanto de la carretera Mérida-Tetiz como del distribuidor vial Tetiz, los estudios de costo-beneficio y, junto con el INAH, se realizaron las labores de rescate y salvamento arqueológico de los vestigios localizados a lo largo de la obra. Por último, se realizaron los estudios ambientales y su trámite de autorización ante la Semarnat y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente estatal. En estos proyectos se invirtieron 50 millones de pesos.