Por las vías terrestres...

  1. Inicio
  2. red-de-conocimiento-de-las-vias-terrestres
  3. El peatón y la siniestralidad vial
  4. Recomendaciones

Recomendaciones

 
Para fomentar la cultura del autocuidado, promover ciudades seguras e impulsar el conocimiento colectivo se han difundido recomendaciones básicas de seguridad vial para peatones. Estas reglas tienen la intención de evitar imprevistos o acciones intempestivas por parte del peatón. Por ejemplo, en carreteras, el peatón debe caminar por la izquierda y lo más alejado posible del tránsito de viene de frente; si va en grupo, tiene que caminar en fila, y durante la noche procurar traer una lámpara (con la luz dirigida hacia el suelo para no deslumbrar a los conductores), usar ropa clara y de preferencia con reflejante. Nunca debe cruzar en una curva ni cerca de ella ni en zonas donde no tenga buena visibilidad. Se recomienda que se detenga, mire (observe izquierda-derecha-izquierda), escuche y cruce; y si existe un paso peatonal elevado o deprimido, hacer uso de él. Lo más importante es que se haga ver y no sorprenda a los conductores. Y cuando descienda de un autobús cruce la carretera por la parte trasera del vehículo, ya que por el frente puede ser atropellado.
 
El peatón también es responsable en la mejora de la seguridad vial y debe evitar actitudes descuidadas y excesos de confianza. Es importante que entienda cómo actúa la física en el frenado de un vehículo y no olvidar el concepto de ver y ser visto.
 
En definitiva, ya sea como peatones o conductores, debemos cumplir con las normas de circulación que apliquen. Si tenemos en cuenta la responsabilidad que conlleva compartir un mismo espacio, debemos asumir, como conductores, actitudes de convivencia, comprensión y tolerancia con los más vulnerables (peatones, en especial niños y adultos mayores), y como peatones debemos evitar las conductas peligrosas (cruzar corriendo la calzada, o distraído, en diagonal, en lugares no visibles o no previstos y caminar por la calzada).