Por las vías terrestres...

  1. Inicio
  2. red-de-conocimiento-de-las-vias-terrestres
  3. El peatón y la siniestralidad vial
  4. La tercera edad en el tránsito

La tercera edad en el tránsito

 
Las personas de edad avanzada conforman un grupo especial entre los peatones, ya que tienen un mayor índice de mortalidad debido a su menor capacidad física y de recuperación. A este respecto, investigadores concluyen que la gravedad de los atropellamientos en las personas mayores obedece al mayor riesgo de accidente y al daño producido por el impacto.
 
El envejecimiento produce cambios en los órganos, los sentidos y en el sistema nervioso, que se sintetizan en:
 
a)     Menor rapidez de reflejos y marcha lenta.
 
b)    Dificultad para percibir los objetos que se aproximan.
 
c)     Disminución de la visión periférica y de la respuesta al deslumbramiento.
 
d)    Disminución de la capacidad auditiva.
 
e)     Disminución de luz en la retina.
 
f)     Confianza excesiva hacia los conductores.
 
Estudios realizados en Argentina afirman que los adultos mayores tienen siete veces más riesgo de morir que un adulto, y para el caso de un niño menor de nueve años es de tres veces mayor. Asimismo, los adultos mayores incurren en mayor riesgo de muerte por su menor capacidad de recuperación y de sobrevivir al ser atropellados; en cambio, la vulnerabilidad de los niños está relacionada con el tamaño de su cuerpo, pues entre más pequeño sea se ocasionan traumatismos más severos.