Por las vías terrestres...

  1. Inicio
  2. red-de-conocimiento-de-las-vias-terrestres
  3. Consideraciones de seguridad para el proyecto geométrico de carreteras
  4. Elementos de la sección transversal

Elementos de la sección transversal

 
La sección transversal de la carretera incluye los carriles de circulación, acotamientos, bordillos, elementos del drenaje, así como cortes y terraplenes. Durante años se han realizado estudios dirigidos a investigar los efectos en la seguridad vial, el ancho de carriles y acotamientos, el tipo de acotamiento, la pendiente transversal del pavimento, etc. Sin embargo, pocos de ellos han sido capaces de establecer el efecto de otros factores, como el alineamiento y la zona lateral libre de obstáculos, o de determinar las relaciones lógicas entre los tipos de accidentes y los elementos de la sección transversal, aunque parece haber consenso general sobre los aspectos que se indican enseguida.
 
Ancho de carril
 
Los anchos de carril de 3.4 a 3.7 m, a la vez que generan las menores frecuencias de accidentes en carreteras, también representan el balance más apropiado entre seguridad y eficiencia del flujo vehicular. Se ha demostrado que anchos de carril menores de 3 m contribuyen a generar accidentes multivehiculares, y también se ha comprobado el poco o nulo beneficio de incrementar el ancho de carril más de 3.7 m, excepto en el caso de que por elevados volúmenes de camiones de carga, pudiesen ser apropiados carriles de 4 m.
 
De hecho, anchos de carril mayores que los anteriores pueden ser contraproducentes, pues estimulan la realización de maniobras inseguras, como rebasar a lo largo de la línea central ante tránsito vehicular frontal. No se recomienda proporcionar un ancho de circulación tan amplio que permita tres carriles, pero que sólo se dibujen dos. Esto invita a los conductores de los vehículos de ambas direcciones a rebasar de cara al tránsito vehicular frontal. Tampoco se recomienda estimular la circulación por los acotamientos, dejando un espacio central amplio que sea utilizado para las operaciones de rebase en ambos sentidos.
 
Ancho de carril y acotamiento
 
La tabla 1 sintetiza las recomendaciones de Transportation Research Board (1987) acerca de anchos conjuntos de carril y acotamiento generadas a partir de relaciones que muestran la frecuencia esperada de accidentes (choques frontales o salidas del camino). Dichas relaciones demuestran que la ampliación de carriles de 2.7 a 3.7 m, sin mejoramiento de los acotamientos, puede reducir los accidentes en 32%. La ampliación de acotamientos es menos efectiva que la de carriles. Por ejemplo, añadir acotamientos revestidos de 0.9 m a una carretera sin ellos, redujo los accidentes en 19%. Si esa adición de 0.9 m fuese pavimentada, la reducción esperada sería de 22%. Mayores ganancias provienen de una combinación de mejoras; por ejemplo, ampliar una carretera con carriles de 2.7 m y sin acotamientos, a carriles de 3.7 m y acotamientos de 1.8 m, redujo los accidentes en 60%. Sin embargo, la tendencia a la reducción de los accidentes como resultado de mejorar un elemento será mayor si los otros elementos también son mejorados.
 
 

TDPA

Velocidad de proyecto (km/h)

Porcentaje de vehículos de carga

> 10 %

< 10 %

Ancho (m)

Carril

Carril + acotamiento

Carril

Carril + acotamiento

1 – 750

< 50

> 50

3.0

3.0

3.7

3.7

2.7

3.0

3.3

3.7

751 – 2000

< 50

> 50

3.3

3.7

4.0

4.6

3.0

3.3

3.7

4.3

> 2000

Todas

3.7

5.5

3.3

5.2

 

Tabla 1.  Anchos de carril y acotamiento recomendados.

TDPA = tránsito diario promedio anual.

 
Drenaje de la superficie
 
Lay (1986) puntualiza acerca de la necesidad de contar con un buen drenaje superficial, pues una película o capa de agua de 6 mm puede generar hidroplaneo al reducir el coeficiente de fricción a cerca de 0, lo que hace virtualmente imposibles las operaciones de frenado, así como dar vuelta. Señala también que la mayoría de los accidentes en ambiente húmedo o mojado ocurre en pavimentos con baja resistencia al derrapamiento, y que una película de agua en curvas de radio elevado puede tener casi el doble de espesor que la de una sección en tangente con bombeo a uno y otro lado de la rasante, con la misma pendiente transversal.